rumba a tu son


alcohol

Es la sustancia legal más consumida en España. Un 63% de la población española dice haber consumido alcohol en los últimos 30 días y según la encuesta EDADES en el 2019 los hombres beben más que las mujeres. Aunque su venta y consumo está restringida a los menores de 18 años, los jóvenes comienzan a consumir a los 16 años. La mayoría de las personas que beben alcohol lo hacen por diversión en cualquier tipo de celebración, fiesta o reunión. Si decides beber alcohol, ten en cuenta la graduación (Más alta en el ron, whiskey, vodka o ginebra y más baja en vino y cerveza) evita las mezclas, espera entre 30 minutos y una hora para conseguir los efectos y no conduzcas.


cocaÍna

Es una sustancia ilegal en la que España lidera el consumo en Europa, cerca de 1,1% de la población dice haber consumido en el último mes, se ha identificado un consumo más alto en los hombres que en las mujeres (datos del Observatorio Europeo de drogas). Como con las demás sustancias, los niveles de tolerancia aumentan cuando se incrementa el consumo: a más consumo menos efectos. La mezcla con alcohol puede resultar peligrosa porque se los efectos son contrarios provocando que se alarguen en ambos. Acostumbrarse al consumo en los fines de semana, consumir para sentirse mejor, evitar bajones de ánimo o gastar mucho dinero pueden ser indicadores de un problema.


cannabis

Es la sustancia ilegal más consumida en España. Un 9,1% de la población española dice haber consumido cannabis en los últimos 30 días y según la encuesta EDADES en 2019, los hombres consumen más que las mujeres. Podemos encontrar cannabis en forma de marihuana o hachís y la gran mayoría de las personas que lo consumen lo mezclan con tabaco, muy pocas personas lo hacen en pipas o dispositivos electrónicos. El consumo de cannabis puede causar tensión baja y no es recomendable mezclarlo con alcohol. Si se consume cannabis frecuentemente aumenta el nivel de tolerancia y puede que quien lo consume necesite más cantidad para conseguir los efectos deseados, cuando se identifica este patrón en cuando se recomienda reducir el consumo.


éxtasis y otras sustancias

En forma de pastilla, la sustancia más común en nuestro entorno es el MDMA o éxtasis, aunque también hace presencia otras sustancias como la anfetamina (Speed), la ketamina o el GHB. Se utilizan mayormente en fiestas y festivales. El MDMA, por ejemplo (en pastilla o polvo-cristalitos) genera desinhibición, cercanía con los demás, euforia y empatía (los efectos pueden durar 4 o 5 horas) también puede causar ansiedad (al inicio), deshidratación y en dosis altas quien lo consume puede experimentar apatía, depresión e irritabilidad en los días posteriores al consumo. La anfetamina (Speed), suele esnifarse y aumenta los niveles de estimulación, alerta, disminuye el cansancio, sueño, hambre y los efectos pueden durar entre 3 y 6 horas; los riesgos incluyen aumento del ritmo cardiaco, dolor de cabeza o pérdida de apetito. El GHB se encuentra en forma líquida, se consume por gotas lo que hace difícil manejar la dosis ya que van de 0,6 a 1,5 mililitros para efectos como relajación, euforia y  desinhibición; y 2 a 4 mililitros para efectos como sueño profundo.



psicodélicos

Son un amplio grupo de sustancias que también son conocidas como psicodélicos, entre las más conocidas están el LSD, los Hongos y el 2C-B que ha aparecido últimamente. También han venido apareciendo nuevas sustancias como el 2C-B. Los efectos de estas sustancias suelen ser de muchos tipos y no se limitan al momento concreto del consumo. Entre los efectos positivos se cuentan el aumento de la conectividad con el mundo externo, intensificando también estados de ánimo previos al consumo, tanto negativos como positivos. Son comunes los cambios en la percepción de la realidad, el tiempo y el espacio. En algunos casos se reportan experiencias místicas y se recomienda en todo caso estar acompañado por alguien que no haya consumido la sustancia y no consumirlos si la persona tiene antecedentes familiares de trastornos mentales.


SEXUALIDAD

En Rumba a tu Son nos interesa la relación entre los consumos de alcohol y otras sustancias, como también las diferentes formas de sexualidad y roles de género. Mantener relaciones sexuales bajo los efectos de alguna sustancia es muy común y el uso de algunas de ellas puede tener efectos directos sobre el deseo o el rendimiento sexual. Así mismo, se sabe que en la rumba los consumos entre chicos y chicas no son vistos de la misma manera, nuestra visión está fuertemente influida por la cultura de la fiesta, y ciertos comportamientos derivados de los consumos están tolerados en los chicos, pero son fuertemente criticados en las chicas.